Una cigarra en la Antártida

margarida-Cigarra-1.jpg
Ilustración: Margarida Lemos 

Un testigo de Jehová tocó a la puerta mientras desayunaba con mi padre. Él fue a abrir sin saberlo y regresó con un folleto que decía ¡Despertad! en primera plana. Te dejaron esto, dijo. Ahí está la respuesta a todas tus dudas, hasta la puerta de tu casa, contesté yo siguiendo con la broma.

Más tarde vi que en la contraportada había una nota dedicada a las cigarras: Viven en todos los continentes, excepto en la Antártida. Inmediatamente pensé en un título de novela: Una cigarra en la Antártida, mientras venía a mi mente el video del atardecer que alguna vez Él me envió. 

Antártida.png
Mikel R. Nieto. Un día como hoy en la Antártida.

Las imágenes del video se mezclaron con algunas grabaciones sonoras de la selva conforme iba leyendo el texto, aunque en la nota se habla específicamente de las cigarras periódicas:

Millones de cigarras periódicas aparecen en primavera solo unas semanas, cambian de piel, ensordecedoramente vuelan, cantan, se aparean y mueren. La siguiente generación vuelve en trece o diecisiete años, según sea la especie: ponen de 400 a 600 huevos dentro de las ramas de los árboles. Al nacer las larvas caen al suelo, se meten bajo la tierra y ahí viven absorbiendo los fluidos de las raíces de los árboles hasta que salen de la tierra sólo para continuar con el ciclo. 

Mix de  “El ciclo vital de la cigarra periódica” en ¡Despertad! (2016, no. 4)

Lo que pareció al principio una locura tuvo sentido cuando en mi mente la imagen del sol ocultándose se mezcló con la de las larvas enterrándose: el ocultamiento como sinónimo de vida. Pensé también en La noche sexual y El sexo y el espanto de Quignard: hay una noche que nos antecede, la oscuridad previa al nacimiento.

Para las cigarras estar bajo la tierra es vivir mientras que salir a la luz es aproximarse a la muerte: el apareamiento, el vuelo y el canto son la muerte misma. En Dark Sound dice Mikel (citando seguramente de memoria a alguien más) que todo canto es mortuorio (el canto como una cualidad del llanto). No existe otro caso similar al de las cigarras, concluyen en el texto, ¿qué le parece?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s