Infantilismo

Cuando el héroe regresa a casa se baja el telón. El regreso posee cierta dualidad: es una señal de triunfo o de fracaso. En este siglo, más de lo segundo. Existe una especie de terror por arraigarse en un lugar: si has salido de casa has triunfado, si has vuelto a casa has fracasado. Cuando escribí La nueva Ciudad Juárez me puse a pensar más tarde que la migración por becas se ha vuelto una forma de vida para nuestra generación. Esto permite eternizar no sólo la temporada estudiantil sino que también asegura la salida de casa, del país. Es curioso porque dicho así parece que es una migración infantilizada. Es por ello, creo, que muchos de los que vuelven y tienen que integrarse a trabajar al país del que salieron no saben qué hacer: no saben volver y no saben trabajar. De algún modo en México aquellas generaciones de migrantes indocumentados dieron paso a una nueva generación de migrantes con doctorados y documentos.

¿Qué nos pasa que hay tanto terror a tener una pareja, una casa, un hijo y un perro?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s