Silencio

Cuando dijiste todo lo que quiero
es silencio, en mi cabeza
se formó una imagen
fácil: una grieta
que comenzó siendo una línea
débil como un cabello
fue abriéndose con el tiempo,
imitando a esas placas de hielo
que se parten para dejar pescar al oso
y que luego de separarse se disuelven,
y al no tener más forma olvidan
en la corriente aquella vida sólida.

Algo así le habrá pasado a mis padres.
Siempre es difícil explicarlo: cómo
dos personas sin hablarse siguen
juntas. Afirmar que existe algo más allá
del lenguaje. Imaginar el momento
en que supieron que no tenían más
qué decirse y sin embargo, querían
cumplir una promesa más importante:
envejecer cerca, porque no han sabido
del todo romperse, porque el amor era
o necedad o lucha o persistencia,
y de esto último he tenido mis lecciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s