Cuatro poemas

Cráneo

a mi nana

Exhumaron tus restos
frente a nosotros: una bolsa negra
en la que vi tu cráneo,
colgaban de él todavía unos cabellos.

Al verlo recordé los últimos días.
Me pedías que te cepillara el pelo
y lo peinara como siempre: una coleta
en la corona de la cabeza.

Desde entonces la enfermedad
ya hacía transparente su forma,
tanto que al mirarlo de nuevo
no dudé: ése era tu esqueleto.

Leer más en Oculta Lit.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s