Pan y circo

Un órgano mide lo mismo
que otra parte de tu cuerpo,
así mis riñones son puños
que ahora mismo luchan
contra otros puños
que sólo ellos pueden ver.

Cada tantos segundos
el adversario tira un golpe
inadvertido que me tumba
en la cama como en una lona,
donde se contrae mi cuerpo
y repito ademanes de dolor
para los dioses que me miran
en sus pantallas complacidos.

Espero que pronto sea suficiente,
señores, demasiado pan y circo.

No importa cuánto duela ni qué cara
está cubierta de sangre, los millones
serán siempre para el más fuerte.

Mis riñones del tamaño de dos puños
están dando ahora su mejor batalla
ante un público que no aplaude,
entre cuatro paredes, y el adversario
también debe estar tirado a ratos,
en los que yo me levanto a bailar
porque es importante reposicionarse
y hay que ganar espacio con tiempo.

Entre agua y respiraciones profundas,
en esquina, hemos librado varias noches.

Esperamos que pronto sea suficiente,
señores, al adversario déjenle los millones,
nosotros sólo queremos recuperar territorio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s