Historia

Los suyos emigraron a América (aunque América sea más que el norte),
a un país donde la promesa de libertad está impresa en los billetes.

Su fuerza, cada miembro de tu cuerpo tiene un precio.
Tus órganos son codiciados en el mercado. Mientras puedas venderte,
da igual si eres musulmán, indígena o negro.

Aunque los míos también huyeron, no llegaron tan lejos.
Pero sí quemaron su historia

[entre más abusos existen, más desea ser olvidada.

—¿Qué tanto sabes de tu madre?
—Su nombre, y que me parió un día.

Hacía poco que los dos habíamos sido liberados.
Y cada uno, en su lucha, deseaba ser aún más libre.

La única fidelidad que guardábamos era hacia quienes pagaron
con su vida; y hacia aquellos billetes que prometían
a los hijos una existencia menos miserable que la nuestra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close